No vamos a hablar por hablar

Hace unos días, en RG tuvimos nuestra habitual reunión de comunicación. Es estas reuniones nos replanteamos estrategias, priorizamos unas redes sobre otras según el momento, el cliente y la campaña. Cambiamos, creamos, quitamos, ponemos, siempre a la caza del elemento diferenciador, de la música y no del ruido.

Ser distinto es la clave. Buscar y encontrar eso que hace que los demás se fijen en ti, es la piedra filosofal de la comunicación en redes sociales. Destacar sobre el resto.

No debemos hablar por hablar. Hay que dotar de contenido a los mensajes que emitimos y no confundir cantidad con calidad, porque menos siempre es más y sobre todo en comunicación. Cuidar el mensaje, cuidar el contenido y no diluirlo en ruido de fondo y verborrea digital inútil. Un mensaje bien estructurado puede perderse en un mar de tuits (propios y ajenos) de relleno, o quedar escondido entre publicaciones insulsas en el muro de Facebook; bastante nos complican la vida los algoritmos como  para contribuir a nuestra invisibilidad con un mensaje que no impacta.

Ten un buen storytelling, selecciona cuidadosamente qué contar, cómo hacerlo y dónde. Rentabiliza el esfuerzo, optimiza tus recursos,  localiza el canal con más audiencia para volcar en él todo tu contenido.

Ah… Y sonríe.

 

RG Comunicación