Hablar en público para dummies

Hablar en público puede convertirse en una auténtica pesadilla. Nervios, inseguridades, sudores… Toda una montaña rusa de sensaciones que en ocasiones no son fáciles de controlar.

Para evitar que pases por ese calvario te damos algunas claves para comenzar a superar tus miedos.

  • ¿A quién nos dirigimos? Lo primero que tenemos que saber es el tipo de público que tenemos delante. Tenemos que investigar qué tipo de personas nos escucharán, averiguar cuánto saben del tema y su predisposición a él. De esta forma podremos adaptar nuestro discurso para alcanzar e incluso superar sus expectativas y necesidades.
  • Planifica que algo queda.  La planificación nos ayuda a determinar qué decir a nuestro público. Consiste en tener muy claro el objetivo que queremos transmitir y definir un mensaje relevante. El mensaje debe ser claro, conciso y relevante para el público que nos escucha.
  • Prepara y vencerás.  Para mejorar nuestras probabilidades de éxito, es importante dividir la presentación en partes claras y bien ordenadas que ayuden al público a seguir y a retener lo que les transmitimos.
  • Domina el escenario ¿Cómo conectamos con los asistentes? Es importante tener contacto visual con el público, hacer cómo que estamos manteniendo una conversación con ellos, usar gestos naturales y no moverse demasiado por la sala para evitar distraer a los asistentes.
  • ¡¡Practica!! Practicar, practicar y seguir practicando. Es la mejor manera de conseguir mejorar nuestra técnica de hablar en público.

RG Comunicación

 

Anuncios

Cómo ser un (buen) ponente y no morir en el intento.

A la hora de realizar un evento cuidamos todos los detalles. Ubicación, decoración, catering… La imagen que se transmite del evento es básica a la hora de atrapar a los posibles asistentes durante la difusión del mismo.

El contenido sin duda ha de ser atractivo, y ha de transmitirse de forma adecuada. Aquí es donde entra en juego la figura de ponente, básica para que tu evento triunfe. Pero no todo el mundo tiene la capacidad para comunicar.

Si eres ponente, te inquieta en mayor o menor medida la idea de quedarte en blanco, o no conectar con tu público porque lo nervios y la timidez te juegan malas pasadas.

Ambos obstáculos son solucionables ¿Cómo?

  • Damos por sentado que has cuidado tu aspecto y vistes de acuerdo al dress code del evento. Bien, ahora respira hondo y sonríe. Mira a tu auditorio y rompe el hielo presentándote y contando alguna anécdota. No entres en materia en el primer instante, contacta con tu público y crea ambiente; así te irás tranquilizando y los harás estar más receptivos. Establecer contacto visual es fundamental: es la primera de las tres uves del comunicador (visual, verbal y voz)
  • ¿Más tranquilo? Seguro que sí. Ha llegado el momento de comenzar. La elección de términos asequibles y comprensibles para todos es fundamental. NO LEAS. Nunca. Estamos seguros de que habrás preparado un guión y lo habrás memorizado, y además te puedes ayudar de imágenes. Sigue sonriendo y contando anécdotas relacionadas con tu exposición. Esto ayuda a que el mensaje llegue mejor y permanezca.
  • Movimiento. No se trata de que actúes, pero casi. No te quedes quieto, desplázate por la zona de oradores, mueve las manos (sin gesticular en exceso) para dar énfasis a tu discurso. Tu lenguaje corporal ha de ser el adecuado, por lo que nunca debes cruzar lo brazos ni dar la espalda a tu auditorio. (verbal-visual)
  • Tono de voz. Cambia tu entonación y habla claro. Cambia ritmos adaptándolos al contenido del mensaje (tercera uve: voz)
  • ¿Preparado para contestar preguntas? Una vez concluida tu exposición invita a participar a tu auditorio, a expresar su opinión y  contestar preguntas.
  • ¡Y fin! Ha terminado tu exposición y todo ha salido bien. No olvides despedirte y dar las gracias.

No todos somos Steve Jobs, pero te aseguramos que estos simples consejos ayudarán a saber cómo elaborar y comunicar discursos para dar una buena imagen; son el primer paso para alcanzar un buen nivel como orador.

¿Has tenido alguna experiencia reseñable con tu ponencia en algún evento? Compártela con nosotros.