No vamos a hablar por hablar

Hace unos días, en RG tuvimos nuestra habitual reunión de comunicación. Es estas reuniones nos replanteamos estrategias, priorizamos unas redes sobre otras según el momento, el cliente y la campaña. Cambiamos, creamos, quitamos, ponemos, siempre a la caza del elemento diferenciador, de la música y no del ruido.

Ser distinto es la clave. Buscar y encontrar eso que hace que los demás se fijen en ti, es la piedra filosofal de la comunicación en redes sociales. Destacar sobre el resto.

No debemos hablar por hablar. Hay que dotar de contenido a los mensajes que emitimos y no confundir cantidad con calidad, porque menos siempre es más y sobre todo en comunicación. Cuidar el mensaje, cuidar el contenido y no diluirlo en ruido de fondo y verborrea digital inútil. Un mensaje bien estructurado puede perderse en un mar de tuits (propios y ajenos) de relleno, o quedar escondido entre publicaciones insulsas en el muro de Facebook; bastante nos complican la vida los algoritmos como  para contribuir a nuestra invisibilidad con un mensaje que no impacta.

Ten un buen storytelling, selecciona cuidadosamente qué contar, cómo hacerlo y dónde. Rentabiliza el esfuerzo, optimiza tus recursos,  localiza el canal con más audiencia para volcar en él todo tu contenido.

Ah… Y sonríe.

 

RG Comunicación 

Anuncios

Sabías que…

Hoy, unas curiosidades del mundo virtual.
¿Listos?

  • En todo el mundo hay casi 4 mil millones de usuarios en internet, un cuarto de ellos reside en China
  • Existen 1.900 millones de páginas web en Internet, más del 75% están inactivas
  • Son más de 2,5 millones de emails los que se envían cada segundo, de los cuales el 67% son spam
  • Hay 7.064 Tuits por segundo
  • En Instagram se suben 70 millones de fotos y vídeos mensuales y se dan 1000 millones de Likes cada día
  • Coca-cola es la marca más seguida en Facebook, con unos 72 millones 
  • El español se sitúa en el top tres de idiomas más utilizados en la red. Por detrás del inglés y el chino, es utilizado por un 28% de internautas para navegar.
  • Una de cada cinco parejas casadas se conoció en Facebook
  • Se escriben 2.000.000 millones de entradas de blog al día
  • Hay varios hoteles en el mundo acondicionados especialmente para que te saques los mejores selfies. Uno está en Australia, y otro en Tailandia con rincones especialmente diseñados para sacar fotos.

RG Comunicación

Mastodon, desembarco en Normandía 2.0

Érase una vez enero de 2015. Miles de usuarios de Twitter se pasaron a Quitter como protesta tras el cierre o suspensión de muchas cuentas en la red del Pajarito.

1 de octubre de 2018: una diáspora tuitera se muda a Mastodon, en menor escala, pero por los mismos motivos que en 2015. Huyen de la censura, los trolls, los bots, los haters… Huyen, de nuevo, de Twitter

Pero ¿qué es Mastodon? Mastodon es una red social que nació en octubre de 2016 bajo el dominio “Mastodon.social”. Su creador, Eugen Rochko, tenía objetivo de evitar el mal ambiente de Twitter. En esta red, cuya característica principal es la descentralización (cualquiera puede crear su propio servidor, llamado “instancia”. Cada instancia es gestionada por administradores y tienen políticas propias de uso y gestión de recursos. Hay 1.500 por todo el mundo) no hay algoritmos ni publicidad  y no tienes que dar más datos tuyos que la dirección de correo y una contraseña. Uno de los claims de esta plataforma es  “Eres una persona, no un producto“.

En Mastodon se escriben toots (bocinazos) y la longitud máxima es de 500 caracteres frente a los 280 de Twitter, cuenta con más de 241.000 usuarios activos, un número de usuarios algo insignificante pero no hay censura. Su interfaz es sospechosamente parecida a TweetDeck y se parece mucho en su funcionamiento a Twitter, cosa que es muy de agradecer.

¿Será el comienzo de una nueva red social? En caso afirmativo, ¿llegarán los bots, los haters y la censura y el interés por los datos de los usuarios? Lo sabremos pronto.

 

RG Comunicación

El “sharenting” o cómo acabar con la reputación de nuestros hijos

El “sharenting” -un anglicismo que proviene de share (compartir) y parenting (paternidad)- y describe el uso excesivo de las redes sociales por parte de los padres para compartir contenido gráfico relacionado con sus hijos.

Antes de cumplir los 5 años, los padres de un menor suben un promedio de 1000 fotos a Instagram o Facebook y antes de que el menor pueda crear sus propios perfiles, ya hay momentos de su vida a la vista de familiares, amigos y también, completos desconocidos, que sus padres han sido subido sin su consentimiento. Esto entra de lleno en el ámbito de la reputación digital, y puede ocasionar problemas cuando recaben información sobre el menor y ya en su vida adulta futuros empleadores, compañeros de trabajo o parejas.

Además, ciertas fotografías o informaciones publicadas sobre el menor pueden afectar a la reputación del niño, perjudicándole en su entorno social o en el colegio y pueden ocasionar situaciones de ciberacoso o bullying, además de chantajes o amenazas.

Es fundamental saber que los pederastas obtienen fotografías e información de los niños a través de redes sociales. Los datos e imágenes publicados por sus padres les sirven para conocer más acerca del niño: gustos, aspectos sobre su salud, problemas de comportamiento, colegio en el que estudia, cumpleaños, amigos…  Y exponen al menor, provocando una situación de vulnerabilidad muy grave.

Debemos tener en cuenta que:

  • Los padres está obligados a pedir el consentimiento de menor antes de publicar imágenes suyas y permitirles el derecho al veto.
  • Parece una obviedad, pero es conveniente asegurarse de que el menor está vestido.
  • Hacer el siguiente ejercicio: “¿Cómo me sentiría yo si el día de mañana viera una imagen mía así?”.
  • Compartir las imágenes desde las redes de los padres y no crear cuantas para los menores a tal fin: un 5% de los niños menores de dos años cuenta con un perfil en redes sociales creado por sus padres, cifra que se incrementa a medida que van cumpliendo más edad.

RG Comunicación

Y la noticia es… ¿falsa?

No nos engañemos, las noticias falsas no son algo nuevo; la difusión de bulos o noticias falsas es casi tan antigua como la historia de la humanidad, pero la aparición de las redes sociales ha jugado un papel clave en la difusión de estos bulos.

Las redes sociales son canales clave para la difusión de la información por su velocidad, su alcance y por su capacidad para viralizar contenido y esto es un arma de doble filo de la que se aprovechan los creadores de fake news. Una noticia falsa se ha difundido a toda velocidad a través de Twitter o Facebook antes de que pueda ser desmentida. De hecho continúa difundiéndose tras ser desmentida.

Las noticias falsas no solo buscan generar tráfico hacia determinadas webs o portales. Una noticia falsa puede tener carácter desestabilizador a nivel político (elecciones en EEUU) deportivo (rumorología antes de eventos importantes) o financiero. No olvidemos que atentados y catástrofes son también una fuente de fake news: muchos medios o webs de dudosa reputación apelan a lo emocional para conseguir difusión y visitas aprovechándose de la repercusión mediática y social de tragedias de gran magnitud.

¿Cómo reconocer una noticia falsa?

Estos simples pasos pueden evitarnos problemas si nuestro instinto nos dice que lo que leemos no es muy creíble.

  • Ver qué medio la pública y qué tipo de noticias están colgadas en la web que las difunde. Si la línea editorial de este medio especialmente agresiva con algún grupo pon la información en cuarentena
  • Hacer una búsqueda exhaustiva en otros medios y comprobar si se han hecho eco de la noticia. Suele ser muy revelador. Acudir las fuentes, si las citan
  • El autor. Las noticias falsas no suelen estar firmadas. Si lo está, buscar a su autor, ver si existe qué otras noticias ha firmado
  • Existen web especializadas en comprobar noticias falsas como snopes.com, La Buloteca,  o FatCheck.org

RG Comunicación.

Sí: eres lo que escribes

Estamos seguras de que si tecleamos en Google el título de nuestro post de esta semana aparecerán muchísimas entradas haciendo referencia al tema, pero desde RG no hemos podido resistirnos a dar nuestra opinión sobre el tema.

Tenemos muy claro que en esto de Internet y de las redes sociales el qué y cómo escribes te delata. Al margen de evidenciar un mayor o menor conocimiento de la lengua, la forma en la que nos dirigimos a alguien a quien, en la mayor parte de los casos no conocemos, dice mucho de nosotros.

Cuidar nuestro vocabulario y la forma en la que nos expresamos es un aspecto fundamental a la hora de definir nuestra imagen de marca, ya sea personal o de empresa. Nuestro alter ego digital no debe ser descuidado tampoco en este aspecto.

De un tiempo esta parte el discurso del odio y el linchamiento sistemático campan a sus anchas por el 2.0, es su mayor parte desde perfiles anónimos o troles, pero también hay usuarios que hacen gala de este comportamiento abusivo desde perfiles no anónimos

El derecho a insultar no existe en internet. Suele ser el método de quienes quieren interactuar sin ideas ni argumentos y las expresiones de burla, el discurso del odio empelado para agredir verbalmente a otros por motivos raciales, de género, religiosos y/o ideológicos es inadmisible.

Utilizamos la red como una expresión de nuestra personalidad, aunque no nos demos cuenta de ello. Definitivamente, eres lo que escribes.

Contenido de valor

Comenzamos el nuevo año con las pilas bien cargadas y con nueva entrega de nuestro blog. En esta ocasión os hablamos de las características que deben cumplir los contenidos que vamos a compartir en los perfiles sociales de nuestra compañía para que aporten valor a los usuarios. ¡Toma nota!

  • Deben ser interesantes. Es importante cumplir con esta premisa ya que sólo se comunicará cuando haya algo interesante que comunicar. Comunicar porque “toca” es contraproducente para la marca. Hay que decir NO a los mensajes vacíos de contenido.
  • Tienen que fomentar la interacción, el diálogo, la respuesta y la “viralización” del mensaje.
  • La publicación debe ser constante y controlada. Los contenidos deben ser suficientes pero no demasiados para que no sean percibidos como spam.
  • Deben ser mensajes directos, sencillos y claros.
  • Deben ser honestos. Recordad que la base de la comunicación es la credibilidad.

 

#RGcomunicacion #RGnérate #2018 #comunicacion #mensaje

#RGDiccionario

Es viernes y toca nueva entrega de nuestro RGDiccionario. Hoy es el turno de: timeline, trending topic y troll.

  • Timeline.- Lista de publicaciones que realiza un usuario de una red social en orden cronológico. También puede usarse para hacer referencia al listado de publicaciones realizadas por las personas o instituciones a las que un usuario sigue.
  • Trending topic.- Tema sobre el que está hablando más en Twitter en un momento determinado.
  • Troll.- Usuario de un foro o red social que busca notoriedad generando polémica y confrontación con sus comentarios.

#Blog #RGDiccionario #RGnérate

 

¿Cómo gestionar una crisis on line?

Un cliente o usuario insatisfecho puede llevar a una empresa o marca a una crisis a partir de un weet, posteo en Facebook o en su blog y más si no se responde de la forma adecuada.

La gestión de comentarios negativos, no  compete solo al departamento de Comunicación y Marketing; toda la empresa debe participar en la construcción de una reputación corporativa y colaborar en la resoluciónde las quejas que se produzcan en Internet.

La rapidez, pero también la eficacia con la que actuemos, va a hacer que nuestra gestión de esta quejas genere una mejor imagen de nuestra empresa:

  • Disponer de un plan estratégico de actuación en caso de crisis online
  • Empleo de la prevención como recurso:

  • Monitorizar: la escucha activa en RRSS también es una medida profiláctica y permite anticiparse a las crisis o manejarlas fácilmente en sus estadíos iniciales
  • Actuar como principal emisor de información
  • Permitir al usuario expresar su opinión en nuestros propios canales y…
  • … No censurar la opinión del usuario.
  • Apertura de canales de comunicación específicos  si la crisis es de grandes dimensiones.

Igualmente importante es escuchar a los consumidores o usuarios para conocer el problema, de forma que se puedan tomar las medidas adecuadas, por lo que una monitorización de la marca es imprescindible.

Actuar con rapidez es clave para poder dar una respuesta acorde con la situación. Así, las marcas deben reconocer su error, responder a los afectados personalmente y pedir disculpas públicas y sinceras. La transparencia es clave.

El último paso es tomar las medidas adecuadas, medidas que se traducen en la solución al problema. Si esto se hace de la forma correcta, la marca saldrá reforzada de la situación.

 

#RGnérate

Errores que no debes cometer en RRSS

Las redes sociales se han instalado definitivamente en nuestras vidas. Las empresas se sirven de ellas para afianzar su marca y los simples mortales las usamos para dar a conocer a nuestro circulo qué hacemos y con quién (a veces en exceso, lo abordaremos más adelante en otro post)

 

Es inevitable incurrir en algunos errores en su uso y hoy comenzamos una serie de posts con los más frecuentes y evitables.

  • Usar cientos, miles, MILLONES de hahstags. Sobre todo en Instagram ¿quién no ha visto fotos cuyo pie contiene una retahíla interminable de hashtags que, además, no tienen relación alguna con el contenido publicado? Mesura y coherencia a la hora de etiquetar, porque  #no #todo #es #susceptible de #ser  #un #hashtag #y #su #abuso #complica #la #lectura #y #desvirtúa #la #información  ¿Verdad?
  • Mala redacción y ortografía. No. Nunca. JAMÁS. Es intolerable, y una falta de respeto a  ti mismo y a los que te leen. Revisa todos tus textos antes de publicar, y si dudas, la RAE está a tu servicio. Una mala redacción y una mala ortografía son muerte asegurada en RRSS. Hescrivir con faltas de hortografía es MAL. Sin peros.
  • Yo, yo, y más yo. Estamos hablando de redes SOCIALES y no interactuar, no compartir, es decir, no ser social, no está bien visto. A todos los gusta gustar. Eso sí, con mesura, no sea que muramos aplastados por nuestro ego: “hoy por ti, mañana por mí”.
  • Aceptar como amigos a desconocidos. Facebook e Instagram son las RRSS en las que somos más proclives a estas prácticas; engordar nuestra lista de contactos para alimentar nuestro ego puede traernos problemas.  Si por la calle no vas saludando a desconocidos, ni mostrando fotos a la señora que espera a tu lado en el bus ¿por qué hacerlo en un entorno virtual?

 

Continuará.